Sitio Oficial del Parque Nacional

Historia

Un lugar con muchos intereses

Si nos adentramos en la selva en galería que nos lleva hacia las ruinas de la Calera del Palmar, iremos descubriendo por qué este lugar fue de interés para muchos hombres de la historia de nuestro país.
La historia no comienza con la llegada de los españoles, sino con las ocupaciones milenarias de los charrúas, que desarrollaron su cultura aprovechando los recursos que brindaban los ríos y llanuras para sustentar a sus comunidades (cazaron, pescaron, brindaron culto a sus dioses y respeto a sus muertos). Y alrededor del 1.200, grupos guaraníes ocuparon las márgenes e islas del río Uruguay. No sólo cazaban y pescaban, también sembraban maíz, legumbres, zapallo y tubérculos.
Pero un día la historia cambió... Y hombres de rasgos diferentes, armas, animales, ideas y enfermedades diferentes llegaron a los territorios. La vida no sería igual que antes.
La Calera del Palmar fue uno de los primeros asentamientos jesuíticos establecidos en la región. Perteneció probablemente a un establecimiento mayor que despachaba cueros, grasa, leña, maderas y cal a Buenos Aires, Montevideo, Santa Fe y a los pueblos de las Misiones Jesuíticas.
En ella convivieron Guaraníes y Jesuitas, quienes fueron parte del Sistema de Reducciones Jesuitas establecido en toda la región mesopotámica. La Calera del Palmar aportó a la exportación de uno de los principales productos de este Sistema, el cuero. En los hornos se quemaba la piedra caliza, que luego se utilizaba para pelar los cueros.
Entonces el Palmar no sólo tenía esos vistosos palmares que los viajeros habían comenzado a describir. Además tenía piedra caliza, varias especies de árboles para quemar en los hornos, pasturas para sus animales y una ubicación muy estratégica para las rutas coloniales.

 
Nuevos vientos

Y los cambios fueron cada vez más violentos y sorpresivos, en 1.767 por orden del Rey Carlos III la Orden Jesuita fue expulsada de América, debiendo abandonar inmediatamente todos sus bienes y territorios.
El palmar fue entonces ocupado por Manuel Barquín, un capitán y comerciante español que residía en Buenos Aires. En 1.778 el Virrey Ceballos lo nombró veedor de campos con la misión de “impedir las extracciones, matanzas y faenas de ganado”. Aunque en ese mismo año el nuevo virrey lo dejó cesante en el cargo, Barquín retomó la explotación de la piedra caliza, probablemente con mano de obra esclava, aborigen y criolla.
La Calera del Palmar, también llamada Calera de Barquín, fue en esa época un centro de producción de cal, junto con otras caleras que funcionaban en toda la cuenca del río Uruguay del actual lado entrerriano y también del Uruguay.

 
Hasta nuestros parientes trabajaron

En 1863 Urquiza compró los campos del Palmar a los herederos de Barquín.
Lo heredaron sus hijos menores, Juan José y María Teresa. En el año 1929 Samuel Sáenz Valiente rescató el campo que se hallaba hipotecado. A su muerte, fue heredado por su cuñada, Estela Saubidet Cané, conocida como “La Niña”.
En el área costera se asentó en 1955 una empresa que se dedicó a la extracción y lavado de ripio o canto rodado. Esos años fueron fructíferos para muchos habitantes de la zona, al punto de que dentro de la ripiera hubo un barrio para los operarios que tenía su propia escuela. Así también, ese paisaje colonial que había perdurado se modificó completamente. Y aún hoy pueden observarse restos de un barco hundido y de un muelle, así como una playa de arena, resultado de la acumulación de arena del lavado de las piedras.

 

Un pasado para tener bien presente

Dentro de la actual provincia de Entre Ríos, la Calera del Palmar es uno de los asentamientos más antiguos que han persistido. Conocerlo, cuidarlo y compartirlo son las acciones principales que nos proponemos para que usted lo disfrute.
Dentro del sitio se están realizando varios trabajos de conservación. No cruce los alambrados dado que varios sectores de las estructuras están en peligro de derrumbe.

 

 

 

Contacto

Parque Naciona El Palmar

elpalmar@apn.gov.ar

Km 198 Ruta Nacional Nº 14
(3287) Ubajay
Provincia de Entre Ríos
República Argentina

(03447) 49 30 53/ 49

Buscar en el sitio

EMPRESAS DE TURISMO

Por medio de la presente me dirijo a Ud. para informarle que si nos visita con un contingente, su empresa debe estar habilitada por esta instituciòn. El ingreso con guias es OBLIGATORIO.

Cualquier duda o inquietud  le pedimos que se comunique al mail: elpalmareducacion@gmail.com. o al tel. 03447 493-053 de 8 a 18 horas.

 

LOS ESPERAMOS!!!

 

Sr. CONDUCTOR DE OMNIBUS

Respete la velocidad maxima permitida de 40km/h.

El Mirador La Glorieta es el unico mirador apto para el ingreso de omnibus.

Apague el motor en los estacionamientos habilitados, siempre que la unidad se encuentre detenida o en espera momentanea. Si usted desea permanecer con el motor en marcha (por funcionamiento de aire acondicionado, problemas mecánicos, etc.) puede ubicarse en el estacionamiento que se ubica antes de la llegada a las Ruinas Históricas.

En el Área de servicios, estacione en los lugares y condiciones indicadas.

Retire sus residuos del Parque Nacional.

Siga las indicaciones del guia que lo acompaña.

Respete las indicaciones del personal del Parque.

Gracias!

 

El Parque Nacional El Palmar forma parte del sitio RAMSAR PALMAR YATAY

Sitio Oficial del Parque Nacional El Palmar© 2011 Todos los derechos reservados.

Creado con Webnode